EDITORIAL

Sallybooks es un sello editorial especializado en cómic y álbum ilustrado.
Aún siendo una editorial joven, año a año, amplía su fondo editorial apostando por obras originales y por ofrecer narrativas adaptadas al desarrollo cognitivo de los más pequeños hasta llegar a una autonomía lectora madura. Además, cuenta con una línea pensada para autistas.
Sallybooks, en su compromiso por seguir creciendo, ha proyectado el nacimiento de una nueva colección que abre un horizonte nuevo lleno de historias que miran directamente hacia un público adulto y aficionado a la ficción especulativa: fantasía, terror, ciencia ficción y sus subgéneros más reconocidos

CÓMIC

Cómics infantiles sin texto para niños prelectores. La narrativa es netamente visual y en ella, los niños puedan leer las imágenes para que vayan entendiendo conceptos lectores posteriores.

Cómics infantiles con texto sencillo y directo que introducen al niño en el mundo de las palabras, frases y oraciones. Además, se amplía la complejidad gramatical de la narrativa visual.

Cómics infantiles con texto normal. Esta fase es fundamental para que el niño se haga aficionado a la lectura y para ello necesita historias sin complejos, creativas e imaginativas.

Cómics que juegan entre el target juvenil y adulto. Lecturas novedosas y frescas donde las historias se vuelven más profundas en todos los niveles. Además, el estilo gráfico admite tantas variantes creativas como el autor considere.

Una colección que abre un horizonte nuevo lleno de historias que miren, directamente, hacia un público adulto y aficionado a la ficción especulativa: fantasía, terror, ciencia ficción y sus subgéneros más reconocidos.

ÁLBUM ILUSTRADO

¿De dónde viene Sallybooks?

En 1878, Eadweard Muybridge, consigue fotografiar una secuencia completa de doce fotografías donde la yegua de carreras Sally Gardner, muestra al mundo, por primera vez, la descomposición secuencial del galope de un caballo. En ese momento, nadie podía imaginar que el sprint de Sally por aquel rancho de Stanford inspiraría, más tarde, el nacimiento del cine. Y es que toda gran idea tiene su germen en algo más "pequeño".