* Para efectuar su compra o comentar nuestros productos, necesitará identificarse identifíquese o regístrese en nuestro sitio.

Iru Expósito nos explica su metodología para crear 'Conóceme'

Iru Expósito nos explica su metodología para crear 'Conóceme'

Escribir 'Conóceme' ha sido un recorrido de primeras veces. Mayor cantidad de ilustraciones, encontrar la armonía entre los colores y el formato, desarrollar unos personajes y la ambientación y, lo más difícil, adaptarse a las necesidades visuales de un niño con autismo.

Durante el proceso del proyecto me dediqué a estudiar la metodología con la que me obsequió Manuel Gutiérrez, editor de Sallybooks. Realicé un esquema donde tendrían que unirse tanto las características esenciales para la buena lectura, como las cualidades a estéticas que yo creía necesarias transmitir como autora.

Con la lista de “normativas” para el desarrollo del libro en la pared y el cuaderno de notas con todo lo que había recopilado sobre el abrumante mundo del autismo, me dispuse a maquetar un mapa de todas las páginas montadas en orden y en parejas en formato cuadrado.

En este caso en particular, voy a compartir con ustedes el desarrollo de una de mis páginas favoritas del álbum.

Extrañamente, me sentí mucho más cómoda empezando por una de las ilustraciones centrales. Aunque todas las páginas las planteé “en parejas”, a la hora de desarrollarlas en su formato final, las dibujé en papel y lápiz por separado.

Suelo dibujar la primera idea que me surge al leer el contenido, no porque considere que soy conformista, sino porque creo que le doy muchas vueltas al concepto antes de abocetear.

Estos son los bosquejos y bocetos finales de estas dos páginas. Mi sistema de digitalización no es muy profesional pero es el que me funciona. Saco una foto de escaneado del boceto con la opción “escanear” en Drive y ya desde el ordenador la coloco en la plantilla con el formato final en Photoshop que tengo abierta previamente.

En este caso, después de la corrección del lápiz, comencé directamente con un rápido entintado en digital y, según iba entintado, iba visualizando las manchas de color y parte que colorearía en diferentes texturas. Algunas partes entintadas las mantuve pero fui cambiando los colores para quitarle carga y que no pesase tanto la línea en negro.

La paleta de colores la diseñé previamente con algunas pruebas que hice en mis ilustraciones. En el lateral izquierdo están las que usé para pieles y el resto de colores los fui variando a lo largo del libro.

Una vez que tuve los colores planos elegidos, comencé con diferentes capas de detalles en líneas de color o negro, dependiendo de la profundidad o lo que a mí me parecía más importante destacar en las ilustraciones, como los ojos y la nariz de la mochila o las marcas de los lápices de colores, para que destacasen.

Una parte importante de la composición de la estructura de la página doble fue la integración de los pictogramas y crear una buena línea de lectura accesible al lector de cualquier edad.

De esta manera, dejé un espacio donde texto (y pictogramas) e imagen estuviesen separados para entenderse como informaciones complementarias, pero individualizadas.

Con la condición de no dibujar objetos suspendidos en el aire, usé esta separación para incrementar la sensación de suelo y horizontalidad, apoyado sobre el texto y dar más estabilidad a los personajes y al texto sin tener que recurrir a cajas o marcos para encerrar a la imagen.

Finalmente se consolida con el texto y el montaje de los pictogramas en esta estructura horizontal.

Incluimos en el montaje los pictogramas revisados anteriormente por la asociación de apoyo a las familias con miembros del espectro autista, los cuales nos ayudaron a resumir conceptos y ser más certeros en las frases de texto e identificarlos con los pictogramas correctos para una mejor comprensión lectora. 

 

Martes, Noviembre 22, 2016 - 18:54

Nube de tags