* Para efectuar su compra o comentar nuestros productos, necesitará identificarse identifíquese o regístrese en nuestro sitio.

Entrevista a Fer Jiménez & Miquel Rodríguez

Entrevista a Fer Jiménez & Miquel Rodríguez

La editorial Sallybooks acaba de publicar “La senda de los druidas”, un cómic juvenil creado por Fer Jiménez al guión y Miquel Rodríguez en las ilustraciones. Nos adentramos en las bambalinas de la obra.

Fer y Miquel, los dos sois amantes de los cómics pero ¿por qué elegir este medio? ¿De dónde vienen vuestras ganas de contar historias en este formato?

Fer: Bueno, el cómic fue mi primer medio de lectura, aún cuando no sabía leer. Hoy en día va ganando adeptos, no cabe duda, porque es un medio que se coloca a medio camino entre los dibujos animados y el libro y si pretendemos que la gente lea más hay que reforzar este medio más visual y atractivo pero que al mismo tiempo contiene exigencias narrativas. Yo soy un lector voraz y me gustan la narrativa sin embargo mi profesión siempre ha sido visual, diseñador gráfico e ilustrador, y esto ha hecho que cada vez más haya encaminado mis pasos a este medio.

Miquel: Yo no sabía muy bien si quería dibujar cómics. Creces leyendo tebeos y dibujando lo que sea, así que uno puede entender que el paso natural es contar sus propias historias dentro del medio. Este es el segundo cómic que dibujo, pero el primero que termino y ya veremos si me quedo por aquí.

La editorial os contactó por separado y esto podría haber sido un problema ¿qué ventajas tuvisteis a la hora de trabajar en equipo?

Fer: Crear un universo literario es ya de por sí una tarea compleja, si tenemos que añadirle su parte visual y poner fechas de por medio la tarea se vuelve titánica. Trabajar en equipo permite avanzar más rápidamente sin perderse en un universo de detalles.

Miquel: Yo buscaba un proyecto para dibujar y desconectar de mis proyectos personales, no me quedaban fuerzas ni tiempo para empezar otro guión. Tener un guionista que te proporcione eso es un alivio. Aunque luego a la hora de narrar y diseñar la página haces prácticamente el mismo trabajo que con un guión propio, contar con una base y otra cabeza en el proceso, acelera mucho las cosas. Cuando uno está solo, tiende a meterse en pozos demasiado negros.

¿Y las dificultades de trabajar con un guionista / dibujante?

Fer: La contraparte a esta ventaja es que hay que estar siempre muy enfocado en el tono que se quiere dar a la historia para no entrar en conflicto con la otra parte. Esto exige que el dibujante opine más sobre el guión y el guionista en los dibujos y haya una necesidad de buscar el acuerdo de una forma más inmediata que si trabajas sólo para ti.

En mi caso me resultaba raro que fuera otro el que tomaba las decisiones gráficas debido a que laboralmente siempre he sido yo el que tomaba esas decisiones, pero en cuanto Miquel desplegó su estilo a mi me encantó y delegué totalmente en él.

Miquel: La obra pasa a ser de dos personas, así que es normal que surjan diferencias y miradas distintas a como desarrollar una escena o un personaje. Lo interesante es encontrar puntos en común.

¿Cómo ha sido la relación con Sallybooks? ¿Cómo ha sido el proceso editorial hasta la salida del cómic?

Fer: Ha sido una buena experiencia, creo que ha permitido que cada uno de los implicados desarrollase su tarea sin trabas y ha mediado para que ambos llegáramos al mismo puerto. El editor siempre ha estado muy encima del proceso pero sin agobiar y demostrando un gran compromiso y mucha emoción.

Miquel: Libertad total en todo el proceso creativo y comprensión cuando la fecha de entrega se nos echó encima.

Fer, de ti parte todo este universo lleno de bardos, druidas y leyendas ¿de dónde sale todo? Cuéntanos en qué te inspirate y en qué momento surge la imagen referencia para empezar el guión de “La senda de los druidas”.

Fer: Yo envié a Sallybooks varias ideas de proyecto y cuando el editor me ofreció la posibilidad de desarrollarlo yo estaba a punto de emprender el Camino de Santiago, desde Francia a Finisterre. Dije que sí, que lo escribiría de camino y pusimos fechas a las entregas. Creo que fue la mejor decisión que tomé, el camino poco a poco se fue transformando para mí en la senda y encontré mi voz narrativa entre los riscos franceses hasta los bosques gallegos. Cuando aterricé me puse a reescribir ese amasijo de sensaciones, lugares y personajes y empecé a darle formato a esta historia.

Miquel, háblanos de tu proceso de trabajo ¿es tu metodología habitual o has tenido que encontrar nuevos caminos para adaptarte a una obra de mayor calado? ¿Habías trabajado antes así?

Miquel: Como ya había trabajado en otro cómic, lo principal ha sido organizar el proceso y encontrar una disciplina de trabajo. Sacar adelante el trabajo plantea muchas horas por delante y es fácil perderse entre las páginas. Utilizar completamente herramientas digitales me permite hacer todo el proceso en el mismo sitio. Eso acorta tiempos, aunque en mi caso por lo menos también añade un buen puñado de horas de retoques y detalles imperceptibles.  Lo más difícil fue encontrar un punto medio en el que me sintiera cómodo a nivel de detalle y tiempo que podía dedicarle a una página. Al final intenté centrarme más en encontrar paletas de color interesantes y en narrar bien la acción con el espacio que había.

¿Creéis que existe un carencia de cómic juvenil en la industria española?

Fer: Está claro que el cómic necesita ser mejor procesado. Aún se hace poca distinción de cómic por edades, afortunadamente Sallybooks sí que está teniendo en cuenta eso, pero también es cierto que he tenido que escuchar cientos de veces en gente de mi edad que los cómics son sólo para niños y he visto muchos niños leyendo cómics poco apropiados a su edad. Esto forma parte más de que se necesita saber poner las etiquetas apropiadas a cada cómic y seguir rellenando huecos que también tienen su público.

Miquel: No creo que exista una industria como tal en este país, pues no hay un tejido suficiente para que un autor pueda vivir de su obra durante el tiempo que la produce, ni suficientes lectores para mantener el ritmo de edición que tenemos. Ya no digamos una escena de cómic juvenil. Está el manga, si sirve de consuelo, que es el producto literario que mejor compite contra las series, internet o los videojuegos.  Es interesante que surjan editoriales como Sallybooks que se centren en los más pequeños, pues es uno de los pilares fundamentales para asegurarnos lectores de futuro y que el medio del cómic vaya creciendo. Pero queda mucho trabajo.

Sí así fuera ¿la escasez es dada por la falta de lectores o por la propia industria que no arriesga ante un público en pleno crecimiento?

Fer: Hay una franja de la que se están olvidando. Yo crecí leyendo Mortadelo y Filemón y Ásterix, que eran para todos los públicos, pero hace tiempo que veo que el tono de la historias ha ido cambiando hacia el mercado adulto y salen muchas menos propuestas para el sector juvenil que se inicia como lector y encaja tan bien en este medio. Aunque creo que las historias deben ser “universales” también conviene tener en cuenta que los recursos narrativos cambian en función de edades.

Miquel: Hay que atacar por varios frentes, no vale sólo con que haya editoriales que se arriesguen si luego los libros acaban en un almacén. Enseñar cómic desde las escuelas, incluir un cómic en la lista de libros que se mandan leer en las escuelas, incluir una novela gráfica en los institutos. 

También hay que darle una vuelta al modelo de edición y distribución. No puede el autor ser la pieza de la cadena que menos parte del pastel se lleva, ni pueden las editoriales ahogarse en un tren imparable de novedades mensuales.  Están ayudando a mejorar la venta por internet, el cómic digital, las miradas nuevas. Están por todas partes, desde una gigante como Marvel hasta en las ferias de fanzine. Sin duda vamos a mejor. En resumen, garantiza que el autor pueda comer de su obra y que el editor pueda venderla sin morir en el intento, y no faltarán obras interesantes para nadie.

¿Qué esperáis conseguir con “La senda de los druidas”? ¿Qué habéis descubierto al acabar el cómic?

Fer: Terminar el cómic era el reto a conseguir. Ahora espero que muchos lectores caminen la senda y puedan descubrir muchas cosas entre sus páginas. Al acabar el cómic descubrí que este no había hecho más que empezar.

Miquel: De momento yo he descubierto que puedo terminar un proyecto, que no es poco.  Por mi parte espero llegar a gente muy joven. Chicas y chicos que pasen un buen rato con la lectura. Que les estimule. De ser su primer cómic y que se queden con ganas de más, que no paren nunca de leer. Que es una cosa muy bonita y se hace muy poco.

¿Seguiréis relacionados con el mundo del cómic? ¿Algún proyecto en marcha que podáis/queráis contar?

Fer: Espero que así sea. Justo al acabar empecé a escribir una nueva historia, esta vez ambientada en mitología griega, y cogí un fragmento para presentarme al certamen de cómic “Mutantes paseantes” donde quedé premiado. Esto ha hecho que me haya planteado continuarla y en ella ando inmerso.

Miquel: De momento seguiré con historias pequeñas para fanzines y otros proyectos que tengo en marcha con mis colegas de Termita Press. Quiero centrarme en la experimentación con el medio, encontrar un poco qué quiero hacer y coger fuerza para el siguiente proyecto largo, mirando un poco más a mi generación que a los jóvenes. Pero no creo que tarde demasiado en volver a dibujar algo para los más pequeños, porque es una cosa divertidísima.

Por último ¿Qué le diríais a vuestro yo pasado justo antes de empezar “La senda de los druidas”?

Fer: Esto es una piedra, solo una primera piedra, del muro que quieres construir pero colócala sólidamente y bien orientada para que las que están por venir encuentren su sitio más fácilmente.

Miquel: No intentes dibujar como tus referentes. No eres tan bueno. No todavía. Aguanta y relájate, que al final mereció la pena. 

Tags: 

Jueves, Noviembre 17, 2016 - 18:34

Nube de tags