* Para efectuar su compra o comentar nuestros productos, necesitará identificarse identifíquese o regístrese en nuestro sitio.

La Historia de Ari

La Historia de Ari

Análisis "Ari, cazador de dragones"

Interponiéndose entre sus ojos y el abrasador sol un gigantesco dragón montado por un centinela Skayr se cierne sobre Ari. Ni los dientes y garras del reptil ni la lanza del jinete amedrentan al joven, únicamente necesita sus espadas y su coraje.

La historia de Ari, como la de los grandes héroes antiguos, comienza en soledad, con los pies bien asentados y los brazos listos para la batalla en la lejana tierra de Ukka. Y como en los mitos el protagonista cae y se ve obligado a alzarse contra opresores y conspiradores guiando a los parias y exiliados del desierto hacia la libertad.

Pero en la lucha y la batalla Ari busca algo más, su propio origen y el motivo de su existencia. Hay piedras que no se deben levantar y preguntas que no se deben hacer pues bajo las primeras y detrás de las segundas se pueden esconder seres ponzoñosos. Ari, cazador de dragones engancha, y engancha mucho. La historia trata al lector como un personaje activo y le permite atar hilos y hacer cábalas sobre su desarrollo. El relato, como parte que es de una trilogía, deja argumentos inteligentemente ocultos a plena vista que refuerzan el papel del lector.  Su lectura es ágil y rápida, como los dragones y como las espadas que llenan sus páginas, pero cuajada de matices. Esos pequeños detalles del argumento, esa palabra dicha a tiempo y esas miradas… Sabes que algo importante te espera en la siguiente página y sabes que hay algo más detrás de cada uno de los protagonistas y dentro de cada cueva.

Todo en esta obra es nuevo y limpio, el mundo y sus personajes muestran un universo creado por y para la imaginación. Salta a la vista que sus autores son conscientes de que este mundo necesita más fantasía. El trabajo de guionista e ilustradora, de Manuel Gutiérrez y de Xulia Vicente, es una aleación bien bruñida.

Manuel Gutiérrez al guión presenta un relato inteligentemente narrado fruto de quien conoce muy bien su oficio. Así, consigue que la crónica de Ari sea trepidante hasta su última página y deja entrever sombríos pasajes a izquierda y derecha por los que asoman nuevas historias que aumentan el ritmo y la tensión épica.

Xulia Vicente hace suya la historia desde la primera ilustración. Con un trabajo potente, lleno de matices y movimiento que denotan el buen quehacer de la autora, nos introduce de un golpe seco en un nuevo universo. No se concibe que pueda haber otro Ari, ni otro nido Mirkyr más que el que nos muestra esta obra.

Ari, cazador de dragones es un comic de aventuras y fantasía, de batallas y héroes, de mundos nuevos y de seres extraordinarios. Un oasis de épica donde el lector puede dejar correr su imaginación dando caza a gigantescos reptiles o sitiando castillos. Y es que todos necesitamos urgentemente eso, dejar correr la imaginación.

Carlos X. Díaz

Tags: 

Lunes, Junio 6, 2016 - 12:48

Nube de tags